3 HERRAMIENTAS QUE ME HA DADO EL TEATRO (PARTE I)

Sara Jiménez Fernández. Fotografía Jorge Armestar

 

 

 

Si algo hay algo maravilloso es encontrar un hobby, un arte o una profesión que te de maneras de vivir más intensamente, más a gusto contigo misma, mas centrada en el aquí y el ahora.

 

Eso es el teatro, para mi y también puede serlo para ti.

 

Podría desglosarte una gran lista de cosas que me ha dado el teatro. Iré haciéndolo poco a poco.

 

Ni que decir tiene que el teatro es el espejo del mundo. He visto a centenares de personas practicar teatro, por primera vez y ya con mucha experiencia. Me quedo con esa magia que transcurre cuando nos subimos a un escenario, cuando nos exponemos a ser parte de la realidad de otras personas.

 

Para mi esa es la magia. Si normalmente somos observados a la vez por una o dos personas, más personas cuando hablamos en grupos grandes, etc. ¿Qué le pasa a nuestro cuerpo y a nuestra energía cuando nos observan 50, 100 , 600 o 3000 personas?

Señoras y señores… ¡NOS ESTAMOS MULTIPLICANDO! Multiplicamos nuestra existencia a todas esas realidad, por eso el teatro engancha, por eso, aunque sean 5 minutos la experiencia es tan catártica. Por eso mucha gente suda y tiene ataques de pánico cada vez que va a subirse a un escenario.

 

Hoy nos vamos a quedar con 3 cosas que nos da el TEATRO:

 

ESCUCHA, CONCIENCIA, PRESENCIA.

 

Tres pilares con una misma esencia, la apertura.

¿Hola? ¿Alguien da más?

Muy pocas cosas más se necesitan para vivir, al menos desde mi punto de vista.

Dejadme que os explique más detenidamente cada una de estas herramientas.

Sería increíble que pudieras llevarlas a tu día a día, siempre abogo por usar el teatro para la vida diaria.

 

ESCUCHA. La escucha es una de las facetas del ser humano que hemos perdido, es algo natural en todos los animales. La escucha esa acción por la que ponemos foco a aquello que nos interesa escuchar con ATENCIÓN. Quizás ha sido una de las cosas que más me ha costado conseguir, y no nos equivoquemos, todas las herramientas que se exponen aquí se siguen trabajando toda la vida. Aunque sí que, poco a poco, muchas veces, he conseguido tocar el cielo de la escucha plena, la conciencia plena, la presencia plena. Porque si nos ponemos filosofas, podemos llegar a la conclusión de que son lo mismo.

¿Por qué no es fácil trabajar la escucha?

Porque venimos predispuestos por el EGO que quiere tomar su presencia. Es difícil la escucha porque no dejamos de pensar, ¿Cómo vamos a escuchar si estamos escuchando más alto la voz de nuestra cabeza?

 

CONCIENCIA. La conciencia es lo más difícil de explicar, hay tanta palabrería sobre ella, hay tanto gurú, tanto espiritualismo y tanta grandeza alrededor de ella… Cuando es lo más sencillo. La conciencia es observación (por eso podríamos decir también escucha). Esta misma observación es la que ayuda al trabajo de escucha hacia el otro. Tener conciencia de aquello que no te permite escuchar plenamente es el primer paso para lograr lo anterior. Como veis, una va ligada a la otra.

 

La conciencia es darse cuenta de que estamos pensando y volver a la escucha.

La conciencia es darse cuenta de qué nos despierta ese pensamiento.

La conciencia es modo observador del pensamiento, más que modo pensador (llevamos así muchos siglos).

 

PRESENCIA. La presencia es ya ese salto en el que la conciencia de que estás siendo consciente se expira. En realidad es el estado más natural, los animales están presentes porque no tienen herramientas para darse cuenta de que están presentes. La presencia nos la quitan los pensamientos, la vocecita constante de nuestra cabeza. A mi me gusta trabajar la presencia con los sentidos, creo que los 5 sentidos que tenemos es la puerta a estar plenamente viviendo la vida.

 

Escuchando lo que hay aquí y ahora.

Oliendo lo que hay aquí y ahora.

Saboreando lo que hay aquí y ahora.

Mirando lo que hay aquí y ahora.

Tocando lo que hay aquí y ahora.

 

Ya sabes, conecta con tus sentidos para tener PRESENCIA.

 

Pon atención para tener ESCUCHA.

 

Ten CONCIENCIA cuando te alejes de la presencia y la escucha.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: